3 causas y 3 soluciones para
afrontar la desmotivación laboral

Director de RR. HH. de una gran empresa.

«Mira, te llamo porque tengo una persona, a la que aprecio mucho y me gustaría
ayudar.

Como ya has trabajado con nosotros y tus referencias son muy buenas, pásame
una propuesta y le digo a X que te llame la semana que viene.

Yo creo que necesita un cambio, salir de aquí o no sé. Lo está pasando
francamente mal. Tiene dos jefes a los que reporta y le están boicoteando
permanentemente.

Está con ansiedad, falta de confianza en sí mismo, 0 motivación y la cosa pinta mal.

No sé si ha tocado fondo o está a punto.»

Y así fue como lo hicimos. Empecé a trabajar con ella.

Era la responsable del departamento legal de la organización.

Durante el proceso, pasaron muchas cosas. El fallecimiento de un familiar suyo,
vacaciones de por medio, cambios en su empresa, etc.

No sabía si el proceso iba a ser un Coaching de carrera (Por fin es lunes) o un
Coaching ejecutivo (Manager Pro).

Al final fue un poco de todo.

Esa es la ventaja de que sea personalizado.

Estas peticiones son bastante habituales:

  • Malos jefes que te hacen la vida imposible,
  • Estrés por exceso de trabajo y poco reconocimiento en sueldo y en palmadita en la
    espalda.
  • Cambios constantes de equipo.
  • Mucha rotación de gente joven que se va a otras empresas después de formarlos.

Muchas veces no es necesario cambiar de trabajo, o sí. Pero lo primero que hay que entender es por qué te pasa esto, por qué ya no estás motivada. Cómo quieres manejarlo. Y qué opciones tienes.

Lo que está claro es que: En algo nos estamos equivocando si esto es lo que
entendemos por vida.

No es solo el dinero, es todo. Esto es lo que sé hacer, ¿cómo me voy a ir?

¿Qué voy a decir a los demás? Mi entorno cree que tengo el trabajo soñado. No debería
rendirme, debería seguir…

Necesitas un cambio…


¿Cómo me voy a ir ahora…?, ¿y a dónde?


¿Cuánto tiempo puedo continuar así?


Este trabajo me chupa la sangre y calculo que en un par de meses ya no podré
más.


¿Por qué no lo dejas?


Ahora te pregunto: ¿Te suena esta historia?

Por eso hoy quiero hablarte de las 3 principales causas de la desmotivación
laboral de los trabajadores y las posibles soluciones


Logros que pasan desapercibidos


Casi 1 de cada 5 trabajadores sienten que sus buenos resultados no son valorados.
Uno de los motivos de insatisfacción más frecuente es el de la sensación de
invisibilidad que siente el trabajador por parte de su empresa.


Sin duda, es muy agradable y positivo que recibas motivación externa por parte de
tu jefe a través de valoraciones constructivas, palabras de refuerzo o felicitaciones
por tus logros, ¿verdad?


Sin embargo, es mejor que trabajes centrada en tu propia valoración interna. Tú
valoración debe partir de lo más importante: tu satisfacción por haber dado lo mejor
de ti misma cada día en tu trabajo.


Por tanto, actúa como protagonista del entorno laboral del que formas parte y no te
posiciones en un rol reactivo, es decir, a la expectativa de recibir un mensaje de
reconocimiento por parte de tus superiores para sentirte bien contigo misma.


Mal clima laboral


Un mal ambiente laboral propicia que te sientas mal en el espacio de trabajo, y en
muchas ocasiones fuera de él, y no solo baja tu rendimiento, sino que te afecta en
muchos factores de tu vida personal. ¿Es verdad o no?


Aquí van unos consejos para combatir el mal ambiente de trabajo:


Personaliza tu espacio de trabajo, si puedes incluso fotos de tus seres queridos y
elementos que te motiven y relajen.


Mantente ocupada. Esto te ayudará a olvidar los problemas mientras haces algo y
sobre todo, te sientes útil.


Haz bien el trabajo. Será satisfactorio y te ayudará a sentirte mejor.


Busca las causas del mal ambiente y trata de combatirlas. Si tienes que ceder en
algo pequeño hazlo, te compensará seguro.


No te quejes en todo momento, el negativismo atrae a más negativismo. Piensa más
en positivo, en por qué te gusta tu trabajo y las ventajas que tiene.


Si hay conflictos, enfréntate a ellos, pero no atacando, sino intentando solucionar el
problema.

Falta de desafíos laborales


Hay momentos en la vida laboral en el que la falta de retos profesionales puede
hacer mella en la motivación y expectativas de nuestro futuro.


Sobre todo, cuando los objetivos que se plantean en el nuevo puesto ya se han
cumplido.


Es lo que se conoce como estancamiento laboral, una espiral de conformismo,
quejas y mediocridad que puede tener un alto riesgo para nosotras.


Si tu situación no te llena, si sientes que estás desperdiciando los días, ¡cambia
algo!


Párate a pensar qué necesitas para cambiar esa situación y prueba distintas cosas.
No esperes milagros, si sigues haciendo lo mismo las cosas no van a cambiar.

Si necesitas ayuda, reserva una sesión gratuita conmigo donde te ayudaré a que
tengas claridad sobre tu siguiente paso profesional.

Puedes reservarla AQUÍ.


Un fuerte abrazo,
Marta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar