3 Tips para potenciar tus fortalezas

¡Ser productiva, tengo que ser más productiva!

¿Eres adicta a la productividad?

Cuando una se introduce en el mundo de la Productividad suele hacerlo para corregir algo que no va bien. «Quiero arreglar esto, dejar de fallar aquí…» y ser … más productiva.

Ser productiva parece que sólo va de tapar goteras. ¿Alguna vez te has planteado que también va de aprovechar las cosas que YA tienes y que YA sabes?

En nuestro afán por ser mejores, nos empeñamos en desarrollar nuevas habilidades y hábitos. Y eso está genial.

Pero crecer y mejorar no solo implica desarrollar nuevos hábitos o aprender nuevas técnicas, sino poner en juego y exprimir hasta la última gota tus fortalezas. Las que ya tienes, hoy, en este mismo momento.

Y a ti, ¿qué se te da bien? ¿Cuál o cuáles son tus fortalezas? ¿Las conoces bien? Y, muchísimo más importante, ¿las aprovechas a tope?

Hoy comparto contigo en este post 3 pasos que te ayudarán a potenciarlas.

  1. Identifica tus fortalezas naturales

Esta es la base, si no sabes que se te da bien difícilmente podrás potenciarlo.  Si no las tienes localizadas te recomiendo que empieces por aquí y te pares y pienses cuáles son las principales áreas de tu actividad y la productividad a la caza de tus puntos fuertes.

 Aquí te dejo unos tips rápidos para poder identificarlas

  • Éxito: tu fuerza es algo que te hace exitoso
  • Instinto: es algo que te resulta natural, que no puedes evitar sentirte atraído por él.
  • Crecimiento: en esta área, crece, se nutre y se convierte en un mejor yo.
  • Necesidad: es algo que satisface sus necesidades innatas.
  • Energía: es algo para lo que tiene una gran cantidad de energía y espera pasar tiempo haciendo

2. Fortalece tus fortalezas

Una manera de potenciar tus fortalezas es trabajar en ellas con más frecuencia. Tus fortalezas son como un músculo. Deben «ejercitarse» para que se desarrollen y crezcan de modo que no se atrofien. Pero no las trabajes en exceso, o “se cansarán”, al igual que tus músculos.

Te recomiendo que:

  • Identifiques cuáles son tus fortalezas y dónde y cuándo usarlas
  • Busques formas de mejorar y nutrir tus fortalezas con frecuencia
  • Organiza tu día y tu vida en torno a tus puntos fuertes.
  • Practica tus fortalezas todos los días

3. Ten cuidado en no potenciar una fortaleza en exceso

Se puede convertir en agotamiento psicológico, y no, eso no es una debilidad, eso es un exceso de fortaleza.

No te entregues de forma desproporcionada. Bien sea en al trabajo, con los demás, con un plan que nos entusiasma, porque nos puede consumir y llevar a la frustración.

Si estás en el proceso de descubrir tus fortalezas te animo a que leas este post donde hablo de cómo descubrirlas.

¿Vas a aplicar estos consejos para sacar lo mejor de ti?

Si tienes dudas o quieres comentarme algo estaré encantada de leerte en comentarios.

Y recuerda,

Crea tu buena suerte con confianza, coraje y constancia. Y haz que suceda.

Un abrazo y gracias por acompañarme semana a semana.

Marta Zúñiga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar