Aprende a gestionar las críticas en el trabajo

Tanto si eres la persona que emite la crítica como si eres la que la recibes, estás ante un reto o en un marrón en tu trabajo, es así ¿verdad?

Las dos caras de una misma moneda ☹

Unas veces estaremos en la posición del emisor y nos preguntaremos cómo dar un feedback constructivo, pero evitando que la sangre llegue al río.

Y otras veces iremos con chanclas y a lo loco, esperando a que el pisotón que nos peguen duela lo menos posible porque seamos la receptora de la crítica.

En ambos casos hoy quiero darte unas recomendaciones , eso sí,  tómate tu tiempo para revisar estas recomendaciones y mira de qué forma las puedes aplicar hoy mismo en tu lugar de trabajo, con tus compañeros, con las personas que estén a tu cargo y con tus superiores.

Si es a ti a quién te toca hacer la crítica:

  • No ataques al carácter, es decir, no atribuyas los errores a la persona llamándola incompetente, inepta o incapaz, eso es muy feo, en lugar de eso, céntrate en lo que la persona ha hecho y puede hacer. De esta forma evitarás que se ponga a la defensiva y conseguirás que esté atenta a tus recomendaciones para mejorar la situación o el resultado que estás valorando.
  • Huye de lo abstracto expresando claramente lo que la persona ha hecho bien (empieza por lo bueno), para continuar después explicando lo que no ha hecho tan bien y cómo podría cambiarlo.
  • Busca resolver el problema, ya que las críticas cuando se convierten en quejas dejan de ser productivas. Si no quieres ver la cara de sorpresa que se le queda a la persona a la que hablas, ofrécele soluciones, evitarás ver frustración y desmotivación por su parte.
  • Mejor que sea en persona. La empatía que somos capaces de generar, en el cara a cara, se percibe mediante nuestras expresiones faciales, nuestros gestos y la entonación de la voz, pero por escrito hay que cuidar mucho el mensaje y ser capaces de transmitir la sensibilidad necesaria para no desmotivar o herir a la otra persona.

 

Si eres tú quien recibe la crítica:

  • No consideres la crítica como un ataque personal, no te dispares y te pongas a la defensiva, en su lugar asume tu responsabilidad y asimila el mensaje que te lanzan.
  • Entiende que te están dando una valiosa información y que no se trata de verlo desde el punto de vista de éxito/fracaso, sino desde la perspectiva de resultado/aprendizaje. Lo que te dicen te servirá para hacerlo mejor la próxima vez o para cambiar los aspectos que han suscitado la crítica.
  • No te lo tomes como un enfrentamiento o te pasará factura.
  • No proyectes tus inseguridades en la crítica. ¿De verdad nos están criticando o simplemente es que somos demasiado inseguros? Y es que muchas veces tendemos a proyectar nuestra falta de confianza personal en las palabras de los demás. Ten mucho cuidado con esto.
  • Ojo si eres muy pasional en tus reacciones: Ante la crítica, lo mejor, en muchos casos, es callarse y asentir. Suena a sumisión, lo sé, pero especialmente si somos pasionales, es mejor darnos tiempo cuando estemos a solas para reflexionar sobre aquello que nos han dicho. Sólo entonces podremos distinguir lo útil de lo inútil.

Me gustaría preguntarte lo siguiente: ¿Con qué comentarios destructivos te has encontrado a lo largo de tu carrera profesional y cómo te afectaron en su momento?

.

Te leo en comentarios o si quieres escribirme a hola@talentjuice.net

.

Crea tu buena suerte con confianza, coraje y constancia. Y haz que suceda.

Un fuerte abrazo, Marta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar