¿Cometes estos 5 errores en tu liderazgo?

Enhorabuena, ahora eres directora y vas a gestionar un equipo.

Te dan el titulito, pero, en muchas ocasiones no te facilitan la formación que necesitas para gestionar un grupo de gente, cada uno de su padre y de su madre, diverso y complicado.

No te enseñan el fondo de armario del liderazgo, los básicos para desempeñar bien tu tarea, como aspirante a líder.

Como nadie te enseña, aplicas lo aprendido con tus jefes, que no quiere decir que su liderazgo fuera bueno, pero es el único que conoces. Tóxico o no.

¿No le compensa a la empresa invertir en formación para que tu hagas tu trabajo mejor? ¡Es una fórmula win – win para ambas partes!

El caso es que a veces te sientes más perdida que Dora la exploradora sin su mapa y no sabes muy bien cómo lidiar con tu equipo y como sacar lo mejor de ellos y de ti misma.

Hace algunos años, yo también fui directora y mi sensación fue justamente esa. ¿Y ahora como lidio yo con todo esto y con todos estos?

Obviamente cometí muchísimos errores y me hubiese encantado un poco de formación en liderazgo y en gestión de equipos, para hacerlo mejor. ¡Ay si hubiera sabido todo lo que se ahora!

Además de dirigir el programa de coaching de carrera para mujeres profesionales de Por fin es lunes, hago coaching ejecutivo a managers y facilito formación sobre liderazgo y gestión de equipos en empresas.

Cuando trabajo con los directores más juniors, están llenos de dudas. Dudas que se van disipando conforme vamos trabajando su liderazgo y les voy dando herramientas y habilidades para manejarse con más soltura.

¿Quieres saber cuáles son los 5 errores básicos que se cometen cuando eres aspirante a líder? Te cuento 5:

1. No delegas o no delegas bien. Una cosa es distribuir el trabajo y otra cosa muy distinta es delegar. Ya escribí un post sobre este tema porque es muy importante.

2. Mala comunicación. No facilitas buen feedack a tu equipo para que crezca. Lo que haces es juzgar y centrarte en lo malo.
¡Ah y otra cosa! Encima no lo preparas y vas improvisando, un poco, sobre la marcha. Eso cuando lo haces, que muchas veces ni les das feedback.

3. Centrarte, solo, en la estrategia global y perder el pulso del día a día. Tienes que estar atenta a lo que sucede, los procesos, los clientes, los equipos. Lo que es mejorable, lo que hay que cambiar, etc. Pero no caer en la trampa del micro management. Lo ideal es tener equilibrio entre uno y otro.

5. Olvidar formar, motivar y premiar. La formación es primordial, no solo para ti para ellos también. Una de las motivaciones más potentes para las personas es aprender, adquirir nuevo conocimiento para crecer como profesional. Igual de importante es el reconocimiento del trabajo bien hecho y celebrar los triunfos.

6. Pretender caerles bien a todos. No es posible. Habrá gente con la que trabajarás bien y otros que no te entenderás en absoluto. Asúmelo y sigue trabajando.

¿Te reconoces en alguna de estos comportamientos? No te fustigues. Todo se aprende, a liderar también.

Obviamente requiere tiempo, ganas y práctica.

¿Quieres saber cómo se gana liderazgo? Eso ya te lo cuento el lunes que viene.

Un fuerte abrazo,

Marta

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar