Cómo evitar que el síndrome del impostor bloquee tu carrera

¿Alguna vez experimentaste un momento de pánico antes de presentar una propuesta, dar una charla o convocar a una reunión? 

No me refiero a las “mariposas en el estómago” o al” miedo escénico”.

Estoy hablando de esa sensación tan desagradable en la que dudas de ti misma, esa donde tu confianza simplemente desaparece en un microsegundo… y lo único que quieres hacer es desaparecer.

¿La has tenido?

Bienvenido al club no exclusivo de millones de mujeres profesionales (y algunos hombres) que experimentan el síndrome del impostor.

No te angusties si formas parte de este club porque ya te adelanto que más del 70% de los profesionales han sufrido el síndrome del impostor en algún momento de sus carreras.

  • ¿Sufro el síndrome del impostor?

Si no tienes muy claro aún si eres del club o no déjame hacerte algunas preguntas:

¿Te sueles exigir demasiado en lo que te propones?

¿Te bloquea la idea de pensar que puedes fracasar?

¿Has sentido que no estás preparada para lo que has prometido?

¿O que en realidad no eres una experta en tu área?

¿O que estás estafando a quien te paga o a quien en realidad quieres ayudar?

¿Te criticas tanto que acabas renunciando a muchas de tus ideas?

¿Te suele limitar tu perfeccionismo?

Si has respondido que sí a 2 o más de ellas, tienes el síndrome del impostor, el peor enemigo de muchas profesionales cualificadas.

Vale, ahora tenemos claro que formas parte del club y quizá tu primera pregunta es ¿ por qué tengo este tipo de sensaciones?

  • ¿Por qué ocurre el síndrome del impostor?

Principalmente se debe a la falta de confianza en ti misma, baja autoestima o influencias negativas de los demás.

Nos han educado en continuas limitaciones, te han entrenado para vivir en sociedad y sobrevivir a los juicios de los demás y las expectativas ajenas. 

Y sin embargo no te han preparado para entender que tus conocimientos son mucho más valiosos de lo que imaginas.

Muchas profesionales en algún momento de nuestras vidas hemos tenido esa sensación, incluso parece que es más habitual en mujeres de éxito pues creen que tienen que demostrar más y que nunca es suficiente.

Yo también lo he sufrido, me drenaba mucha energía y confianza en mí misma.

  • ¿Cómo puedes destrozar para siempre el síndrome del impostor?

Centra tu atención en los hechos

No puedes evitar que tu cerebro cree historias, pero puedes centrar tu atención en los hechos. La próxima vez que te encuentres en una situación que te haga sentir como un impostor, examina los hechos y sepáralos de las historias de la situación. Por ejemplo, si te sentiste mal después de hablar en una reunión de equipo, concéntrate en lo que realmente dijeron los miembros de tu equipo.

Reconoce, valida y a otra cosa mariposa

El hecho de que tus interpretaciones sean historias (en lugar de hechos) no significa que tus sentimientos tengan menos validez. Combatir el síndrome del impostor no es ignorar tus emociones. Más bien, la mejor manera de combatir esa sensación es reconocer que te sientes mal, validar que es normal sentirse así y luego olvidar esos sentimientos si no están basados en la realidad.

Comparte cómo te sientes

El síndrome del impostor es un sentimiento que te aísla. Casi dos tercios (62%) de los trabajadores han experimentado el síndrome del impostor. Por lo tanto, la próxima vez que te sientas así, intenta compartir esos sentimientos con otra persona.

Busca evidencias 

Si a menudo sientes que no estás haciendo tu trabajo a tiempo, repasa tus proyectos más recientes. Revisa el trabajo que has realizado para ver si tus sentimientos se basan en los hechos. Si es así, habrás identificado algo concreto en lo que puedes trabajar y mejorar. Si no es así, usa estos hechos cada vez que esa voz interior te diga que no eres lo suficientemente buena. 

Replantea tus sentimientos

Si a menudo tu voz interior es negativa, comienza a monitorearla y modifícala en la medida de lo posible. Esta técnica no dará resultados inmediatos, pero con el tiempo, te ayudará a abordar situaciones de una manera más positiva. 

Busca un mentor que te guíe

Busca a alguien de tu empresa o de tu campo de especialización que pueda brindarte consejos prácticos y apoyo. Podría ser un líder sénior o un líder de otra empresa a quien admiras o un Coach de carrera.

Tírate flores (celebra tus propios logros)

A veces, la mejor forma de combatir el síndrome del impostor es ir de frente. La próxima vez que sientas que hiciste algo bien, ¡celébralo! Si te sientes cómodo, comparte tu logro con tu equipo. Pero si te parece que ese es un paso demasiado grande en este momento, compártelo con alguien externo al trabajo, como un amigo o un miembro de tu familia. 

La próxima vez que sientas el síndrome del impostor prueba poner en práctica estos consejos para superar esta situación. 

Espero que te hayan sido de utilidad.

Y recuerda,

Crea tu buena suerte con confianza, coraje y constancia. Y haz que suceda.

Un abrazo y gracias por acompañarme semana a semana.

Marta Zúñiga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar