¿Cómo hacer un cambio cuando tienes miedo?

Súbete a este árbol de 6 metros y cuando llegues arriba tírate. Mi corazón iba a mil por hora, el miedo se instaló en mi cabeza y solo escalé tres palitos.

El miedo a las alturas me hizo parar, el miedo a me voy a caer me hizo dudar, el miedo a no soy capaz me frenó en seco.

Estaba en plena guerra fría conmigo misma, petrificada en un árbol. Me observaba todo mi equipo, mi tribu. Llevaba un arnés que hacía imposible la caída.

Daba igual. Estaba tan asustada que, aunque me hubieran dicho que tenía al cuerpo de bomberos, en pleno, debajo del árbol esperándome con los brazos abiertos, hubiera tenido el mismo efecto. Cero. Ya lo sé, no tiene sentido. ¡Pero es que el miedo es irracional!

Así empecé uno de los retiros de un programa de liderazgo americano. Fue todo un día de ejercicios y retos para enfrentar mis miedos.

En la vida te pasa lo mismo. Te quieres divorciar y te da miedo. Ansías cambiar de vida, disfrutar de tu trabajo, ganar más dinero, cambiar de jefe, un nuevo reto. Y el miedo te paraliza. 

En muchas ocasiones el riesgo no es tan alto, llevamos “arnés”, la caída que tememos no es posible. Y aun así no nos movemos.

En todos mis procesos de coaching de carrera sucede el “momento árbol de 6 metros y lanzarte”. Es unos de los puntos de inflexión del programa y lleva su tiempo.

Empezar a subir el tronco no conlleva riesgo ninguno, pero para la persona que tiene que hacerlo es como subir el Everest con Jesús Calleja. Es más, lo somatizan en su cuerpo, en la respiración, se bloquean, no pueden analizar, empiezan a sudar y lo único que quieren es no pensar para no tener que tomar la decisión.

Todd Herman, coach de alto rendimiento de altos ejecutivos y atletas olímpicos explica en una entrevista con Marie Forleo que ante momentos claves de tu vida hay dos tipos de personas:

Los OWW brainers y los WOW brainers. 

Quiero dejar clara una cosa, todos tenemos los dos. Podemos pasar de uno a otro dependiendo del momento y las circunstancias.

Los OWW son personas que cuando tienen que enfrentar un reto, tomar una gran decisión o realizar un cambio su diálogo interno es:

“No lo tengo claro, es muy difícil, hay mucha competencia, yo no soy capaz de hacer algo así, no estoy tan mal así”.  Esto tipo de pensamientos te llevan a no hacer nada, a tirar la toalla a abandonar.

Este perfil se mueve en tres tipos de historias que giran alrededor de:

1. Estoy atascada.

2. Estoy aburrida.

3. Prefiero sentirme segura y no hacer nada.

Básicamente el OWW brainer ha campado a sus anchas en su zona de confort.

Cuando doy formación en empresas, este perfil es el típico que cuando enseño algo nuevo y ellos necesitan cambiar algún comportamiento o proceso lo primero que dicen es: “esto no va a funcionar, esto no es para mí, vaya chorrada”.

Hablemos ahora del WOW brainer.

Cuando los Wow pasan por un momento de reto o de cambio su diálogo interno es:
“Esto es genial, me encanta aprender cosas nuevas.”

La perspectiva de los WOW es de oportunidad e ilusión. Ellos se mueven en tres categorías:

  • 1. Crecimiento
  • 2. Confianza
  • 3. Aventura

Crea 3 círculos y únelos. Cuando crecimiento y confianza se superponen aparece el “momentum”.

Cuando te sientes segura y sientes que creces aparece el “momentum” que es lo contrario a sentirse atascada o bloqueada.

Cuando superpones confianza y aventura entonces tienes excitación e ilusión que es lo opuesto de estar aburrida.

Si superpones crecimiento y aventura lo que sucede es la transformación.

A esto yo le llamo “el momento árbol de 6 metros y lanzarte” porque es justo el punto cuando pasas de tener una mente OWW a una mente WOW.

Y ahora seguro que estás pensando, pero ¿qué tengo que hacer para pasar de una a otra? Dame algún consejo.

Aquí van:

1. Visión clara y específica de lo que quieres conseguir.

Algo muy tangible. ¿Qué cambio quieres hacer? ¿Qué habilidad necesitas aprender?
Ej. Quiero empezar a hacer deporte. Quiero cambiar de trabajo.

2. Pequeñas metas de activación.

Empieza a hacer micro cambios. No hay riesgo y obtienes pequeños triunfos que aumentan tu autoconfianza.
Ej.: Me pongo la ropa para hacer deporte.  El siguiente micro paso es salgo al parque. Y así vas poco a poco.

3. Define objetivos de mejora. 

Ej. Voy a aumentar el nº de flexiones de 5 a 15 para el viernes. Cualquier objetivo que es medible y demostrable te ayuda a mejorar y te motiva.

4. Comparte tu proceso con alguien, amigos, coach, entrenador personal.

Te servirán de apoyo y te ganarás su respeto, una vez que hayas conseguido lo que te habías propuesto.

5. Planifica los posibles contratiempos. 

Ej. ¿Qué vas a hacer cuando tengas momentos de flojera y no te apetezca entrenar? ¿A quién puedes llamar? ¿Con quién puedes entrenar que te ayude a arrancar?
El ser positivo es importante pero también prever lo negativo.

Pregúntate dónde estás más a menudo en el Oww o en el Wow. ¿Y qué te ha ayudado más cuando has enfrentado un cambio?

Te deseo que pases un buen lunes y una gran semana.

Y por favor, comparte, comparte y comparte.

Un abrazo y gracias,

Marta

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar