Cómo pedir un aumento de sueldo en plena crisis económica

Pongámonos en contexto, cualquiera que no viva debajo de una piedra debe saber en qué estado económico se encuentra España a causa de la pandemia.

La tasa de paro supera de nuevo el 15% y, si incluimos en el número de desempleados a los afectados por un ERTE que esperan recuperar su empleo en los próximos meses, esa tasa alcanzaría el 30%

Dicho de otra forma: la tasa de desempleo estaría hoy por encima de la del peor momento de la crisis anterior, cuando a finales de 2013 se superó el 25% de personas sin trabajo.

Con estos datos la pregunta es:

¿Es de locos pedir un aumento en plena crisis económica?

Pues depende, porque hay varios escenarios sobre los que plantearse si es viable o no solicitar ese aumento de sueldo.

Pasemos a ellos.

  1. Cuando no pedir un aumento

Usa el sentido común. Piensa cuál es el producto que vende tu empresa, cómo se financia y qué relación tiene ese modelo de negocio con la situación actual.

Por ejemplo, la hostelería, el turismo o la organización de eventos se han hundido, pero todo lo relacionado con actividades domésticas, como el deporte en casa o las plataformas online de vídeo, se han disparado.

Si por el puesto que tienes en tu empresa, has podido ver datos económicos que reflejan como les ha afectado la pandemia o has visto más despidos de los normales … blanco y en botella : mal momento para pedir ese aumento.

Llegar pidiendo un aumento puede dar la imagen de un empleado poco comprometido, desconectado de la realidad y poco sensible para con el resto del equipo.

Aún así si estás dispuesta a pedirlo te recomiendo que hables de ello de una manera que muestre tus contribuciones.

No empezaría con: ‘Sé que los tiempos son difíciles, pero me lo merezco’». En su lugar, intenta decir algo como: «Los últimos meses han sido un desafío, pero he podido seguir aumentando mis ventas, mejorar la moral del equipo o haber traído X nuevos clientes en un clima difícil».

Y no te disculpes si comienzas la conversación con: ‘Lo siento, sé que es un mal momento’, eso te pone en una posición menos fuerte.

  • Cuando si pedir un aumento

Puede que tu empresa sea una de las afortunadas que está resistiendo la crisis o incluso está saliendo económicamente beneficiada de ella.

Eso sí,  este proceso requiere de cierta estrategia para hacerlo con las mayores probabilidades de éxito.

Evalúa tu posición en la empresa y dentro del mercado laboral.

Has de ser realista y honesta contigo misma. Hay personas más fáciles de reemplazar que otras, si tú sabes que eres buena en algo en lo que no hay mucha gente buena, tu capacidad negociadora es mayor y seguramente mereces que te paguen más.

Ten en cuenta lo que se gana en tu sector. Determina lo que quieres

Tienes varias opciones para hacerte una idea de la horquilla en la que deberías moverte: puedes buscar ofertas tanto de tu propia empresa como de la competencia para saber al menos que banda salarial es la que se está ofreciendo.

Muestra tu valor

El argumento de que estás trabajando duro no va a resultar en un aumento. Se trata de mostrar el valor que aportas a la empresa. Ve a la reunión preparado con ejemplos detallados de cómo has ayudado a la empresa.

No asumas que tu jefe/a sabe acerca de tu buen trabajo.

No utilices el argumento de compararte con tus compañeros

No es buena idea compararse con otros compañeros: recuerda que no conoces todas las razones de las condiciones pactadas en su momento, ni habla bien de ti como trabajadora el recurrir a comparaciones en lugar de preocuparte por si tu salario se ajusta a tu trabajo.

En lugar de eso, céntrate en ti: en el hecho de que ese aumento se corresponderá con tu desempeño y favorecerá tu compromiso con la empresa

Si tu aumento es rechazado ¿qué haces?

Si tu aumento es rechazado, estate preparada para hacer avanzar la conversación. Reitera los planes que tienes en el futuro y haz preguntas de seguimiento sobre cuándo podría volver a tratar el tema de un aumento y / o promoción.

Otra idea es pedir que consideren una bonificación por desempeño única, que podría ser menos «intimidante» para tu empresa que comprometerse con un nuevo salario.

No te sientas mal si se rechaza tu aumento, la incertidumbre del futuro tanto para las personas como para las empresas es muy real en estos momentos.

Piensa que verán tus capacidades de negociación y esto también es un plus de cara a plantear la cuestión en un futuro.

Crea tu buena suerte con confianza, coraje y constancia. Y haz que suceda.

Si necesitas ayuda, contacta conmigo en hola@talentjuice.net

Un fuerte abrazo,

Marta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar