Cómo tener valor para tomar una decisión crucial

La decisión de María respecto a su trabajo. 

María siempre ha trabajado como periodista, pero en un momento de su vida decidió tomar una serie de decisiones en función de sus valores. 

La amenazaban con EL DESPIDO, lo que tocó su seguridad económica y la emoción MIEDO, y, por otro lado, la obligaban a trabajar fuera del horario de trabajo sin remuneración y sobre todo con faltas de respeto y exigencias, lo que tocaba la emoción ENFADO.

¿Qué hizo María?

Puso una balanza, por un lado, la seguridad económica y en el otro, el respeto y su libertad. ¿Qué prefería una vida sin seguridad o una sin respeto y libertad? ¡María lo tuvo claro!

Decidió que para ella el respeto y la libertad importan más y sobre todo dedicar tiempo a las personas que le importan, incluida ella misma, así que ya os podéis imaginar lo que paso.

Ahora, estate atenta a estos datos: 

  • Tomamos más de, 35000 decisiones de media al día. Una verdadera locura. 
  • Traducido a una escala más pequeña, son 2000 decisiones que tomamos cada hora. 
  • No obstante, menos del 1% de estas decisiones las tomamos de forma consciente.

No podemos tomar determinadas decisiones en piloto automático, no es lo mismo decidir si me tomo una naranja o una fresa que decidir si me cambio de trabajo o me quedo en el que estoy. 

Ahí entran en juego los valores son lo que somos. Nuestro ADN. Nuestra esencia única e individual. No es lo que nos gustaría ser o lo que pensamos que deberíamos ser, sino lo que somos en nuestras vidas, en este momento.

Y si no actuamos y tomamos decisiones basándonos en nuestros valores, va a surgir conflicto. Por qué cuando estamos desalineados con nuestros valores principales, fácilmente podemos caer en estados de incongruencia que tienen como resultado la insatisfacción, costándonos un triunfo, detectar qué nos está pasando cuando aparentemente todo funciona.

Te pongo un ejemplo: 

Imagina a una persona honesta hasta la médula que trabaja de comercial ofreciendo un producto de imitación y defendiéndolo como original. Veamos dónde se rompe su línea de coherencia:

Pensamiento: no me lo creo, pero tengo que hacerlo.

Expresión: ¡por supuesto es original!

Pensamiento: estoy engañando.

Sensación: desazón.

Acción: persona honesta realiza venta engañosa.

¿Lo entiendes ahora? ¿Entiendes lo importante que es tomar decisiones basándonos en nuestros valores?

Y claro, pregunta obligada, después de entender lo importante que es tener definidos nuestros valores a la hora de tomar una decisión crucial, te pregunto: 

¿Conoces los tuyos?

Un ejercicio sencillo y fácil de hacer que te puede dar mucha información es este: 

Se trata de que le pidas a 10 personas de tu entorno cercano que te digan 5 atributos positivos que te definan.

No lo solemos hacer, pero además puede ser buena idea que lo hagas tú también, ¿Qué 5 atributos piensas que te definen?

¿Qué conseguimos con esto?

Gracias a esta actividad tendrás 50 atributos sobre ti que te ayudarán a conocerte más y a formar un autoconcepto más claro y realista.

Esos atributos te servirán de guía, ya que esa información que hemos recibido es completamente objetiva.

Lógicamente, solo con el ejercicio no puedes pasar de no saber quién eres a tener un autoconcepto claro, pero seguro que te ayuda.

Aun así, te dejo otro: 

Quiero que reflexiones en 5 personas que admires (si puedes 10 mejor aún).

Escríbelas en una hoja y pon al lado de cada una qué valores admiras en esa persona.

Ahora haz un recuento, ¿Cuáles aparecen? ¿Cuáles aparecen más?

¿Para qué nos sirve esta actividad?

Si tú eres capaz de admirar a una persona por su lealtad significa que para ti la lealtad es algo importante, eso está claro.

¿Eso significa que yo soy o tengo que ser la persona más leal del mundo? NO.

Simplemente, significa lo que veníamos buscando, que es uno de los valores que son más fundamentales para ti.

Ahora pregúntate: 

¿Estoy de acuerdo con estos valores? ¿Falta alguno que crea que es importante para mí? ¿Hay alguno que realmente no sea importante para mí y está en la lista?

Ya que has cogido un papel… Sigue escribiendo todas esas reflexiones. Ya tienes una base sobre la que empezar a construir.

Espero y deseo que este post te haya resultado útil y te haya aportado algo de claridad. Nadie dijo que esto fuera fácil, pero te aseguro que cuando logras vivir alienada a tus valores …. Todo va rodado.

Si necesitas ayuda, reserva una sesión gratuita conmigo donde te ayudaré a que tengas claridad sobre tu siguiente paso profesional.

Puedes reservarla AQUÍ.

Y recuerda,

Crea tu buena suerte con confianza, coraje y constancia. Y haz que suceda.

Un abrazo y gracias por acompañarme semana a semana.

Marta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar