¿Te importa mucho lo que la gente piensa de ti?

He de confesar que a mí me importa lo que la gente piensa de mí. Y me gusta caer bien y causar una buena impresión.

También te digo una cosa, mucho menos que antes.

¿Y a ti?

Esta semana he tenido dos “eventos”, uno con un grupo de mujeres muy interesantes que forman parte de un grupo “secreto” que no puedo desvelar y que no encuentras en LinkedIn, aunque te den el nombre.

Y otro he conocido a una mujer, genuina e inspiradora que sigo y leo en las redes desde hace tiempo y que lejos de defraudar, ha incrementado mi respeto y admiración por ella. Quedamos para tomar un café y la conversación se nos alargó 3 horas.

Prefiero mil veces quedar con una persona o dos o tres y charlar de verdad y no tanto los grandes grupos, que vas saltando un poco de flor en flor.

El mundo del networking a mí me cuesta, porque soy una tímida extrovertida. Y me “obligo” porque al no hacerlo me pierdo conocer a gente que merece la pena.

Y no solo eso, hacer networking es bueno para mi negocio, porque contacto con mi target sin filtros y sé de primera mano lo que les preocupa y ocupa.

Cuando estás en un evento social, lógicamente, muestras tu mejor cara e intentas conectar con la otra persona e incluso impresionarles con tu visión y tu trabajo. ¿Por qué? Porque te preocupa su opinión.

Te importa lo que otra gente piense de ti en, los grupos de WhatsApp de madres del cole, del trabajo, del master o de la universidad. El sentirte excluida o rechazada te causa cierta inquietud.

¿Qué haces para causar buena impresión?

  1. Eres complaciente.  Sacrificas lo tuyo por satisfacer al otro.
  2. Intentas impresionar con todo lo que haces y lo que has conseguido.
  3. Le das demasiada importancia a la opinión de los otros y te afecta demasiado.
  4. Tomas decisiones en base a las expectativas que otras personas tienen de ti.
  5. Te cuesta decir que no.

¿Cómo influye en tu vida lo que la gente piense de ti? ¿Qué harías diferente si te diera igual?

Te quitarías algunos complejos de golpe, seguro. Piénsalo. Algún ejemplo:

  • Hablar en público
  • Hacer networking
  • Salir sola
  • Ponerte bañador en vez de biquini
  • Montar un negocio
  • Divorciarte
  • Dejar un buen trabajo
  • Viajar sola

¿Qué puedes hacer para que deje de importarte?

¿Cómo llegar a ese momento, me importa un bledo, un pito y un comino, lo que pienses de mí?

1. Ten tus valores claros. Lo que es importante para ti y lo que no. Y actúa en consecuencia. Si sabes quién eres y que es lo importante para ti, lo que los otros piensen te dará un poco igual. Karen Blixen sería un buen ejemplo.

2. Expresa tu individualidad. Muestra quien eres y lo que opinas. De verdad, no como una pose. El ser uno más es un poco aburrido. Como hizo en su día Laura Baena con el Club de Malasmadres. Puedes crear un blog, dar charlas, etc.

3. Toma la iniciativa. No esperes a que te den permiso para hacer algo. Sé tu propio motor. No dependas de la opinión de otros para formarte la tuya y actuar.

4. Rodéate de gente sin complejos. Que vive de una manera genuina, con autenticidad en base a lo que ella piensa y siente y se pone el mundo por montera.

5. Sé intolerante. No aceptes relaciones abusivas, la falta de respeto, el chantaje emocional, la dependencia malsana y las interacciones tóxicas.  Opera desde una base de fuerza y seguridad en ti misma. Sé independiente en todos los sentidos.

Y ahora te toca a ti. Haz una lista con las cosas que te resistes a hacer por la opinión de los demás y empieza a llevarlas a cabo desde la semana que viene.

¡Y que le den candela al mundo!

Te deseo que pases un buen lunes y una gran semana.

Un abrazo fuerte,

Marta

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar