Tu próximo cambio de trabajo podría ser más fácil de lo que piensas

El bajonazo del domingo, el madrugón del lunes, la reunión interminable del martes, la bronca de tu jefe el miércoles, la hora extra del jueves, la luz al final del túnel del viernes…y encima el COVID.

Desde la pareja que decidió atrasar su tan esperada boda, hasta el cambio de trabajo tan deseado o incluso la creación de un nuevo proyecto laboral,  la aparición de la pandemia por COVID-19 en el 2020 significó para muchas personas el aplazamiento de metas, la transformación de objetivos de vida y la desaparición de sueños e ilusiones.

¿Cómo soñar con un 2021 mejor en medio de este contexto de incertidumbre? ¿Cómo no perder la esperanza de un futuro laboral mejor?

Según diversos estudios, las mujeres pensamos en dejar nuestro trabajo 17 veces al año. Puede que no lleguemos a materializarlo, pero la idea está ahí, rondándonos, una y otra vez. Por ello y ante la situación actual en la que nos encontramos, cuesta hacer una lectura objetiva de nuestra situación: ¿ha llegado el momento de cambiar de etapa? ¿Es hora de cambiar de trabajo con la que está cayendo?

¿Por qué no? Tengo varias clientas que lo han conseguido durante la pandemia y yo quiero ayudarte a conseguirlo como las ayudé a ellas.

Así que este año te propongo que tengas en cuenta estos consejos si quieres hacer algo distinto, si realmente quieres conseguir cumplir esos deseos para el 2021.

Vamos a ello. ¿Qué no te lo crees? Lee atentamente.

Primero, vamos a terminar el año bien, ¿no te parece?, ya tenemos mucha negatividad acumulada a nuestro alrededor, para que añadir más.

Atiende a las señales que te manda tu cuerpo

Algunos de los signos más evidentes son la desmotivación, si por ejemplo cada domingo afrontas el comienzo de la semana como si fuera todo un reto, o el aburrimiento, si no disfrutas de ninguna de las tareas que realizas a lo largo de tu jornada laboral.

La frustración es otro signo más que evidente, que nace cuando no comulgas con los valores de tu empresa o sientes que a pesar del esfuerzo no se te aprecia como mereces.

Por último, es importante pararse a pensar si el descontento con nuestro trabajo afecta a otras áreas de nuestras vidas, por ejemplo, una tristeza enorme cada vez que algo relacionado con lo laboral nos viene a la cabeza.

No tienes por qué querer lo mismo que los demás (Ten cuidado con las comparaciones)

Parece una afirmación obvia y sin embargo, ¿cuántas veces has sentido envidia al saber que tu mejor amiga cobra más que tú? ¿Y al ver que tu compañero de carrera tiene más responsabilidad en su empresa? Las comparaciones constantes pueden crearnos frustraciones que nos alejen de lo que realmente queremos o nos hace realmente feliz.

Piensa a corto y largo plazo

Esto está muy ligado al punto anterior ya que, identificar lo que verdaderamente buscamos en el ámbito laboral nos ayudará a tomar decisiones más completas y acertadas.

Prueba este ejercicio sencillo, aunque muy efectivo:

¿Cómo me veo en 5, 10, 15 años? ¿Qué será lo importante para mí en ese momento vital? Haz dos listas, una que represente en la actualidad el orden de prioridades que te hacen sentir bien y otra con lo que crees que podrá ser importante para ti en el futuro. Compáralos y observa qué puntos coinciden. Eso te ayudará mucho a sentirte conectada.

Sé realista

Según estudios, a partir de los 40 años empezamos a odiar nuestro trabajo. Hayas llegado a no a esta edad, la única realidad es que el trabajo perfecto no existe.

Hazte estas preguntas ¿Cómo está el mercado laboral en tu especialidad? ¿Era todo de color de rosa en tu anterior trabajo? Lo importante es ver las cosas con ciertas dosis de realismo: si tu trabajo es altamente estresante, es probable que te sientas igual si te vas a un puesto similar, aunque sea en la competencia. No idealices las alternativas, ya te adelanto que eso nunca es la solución.

Jamás tomes una decisión en caliente

En otras palabras, es mejor contar hasta diez que liarla parda: Los momentos en los que no deberíamos nunca dejar el trabajo son aquellos en los que podemos tomar una decisión apresurada y poco reflexiva, en la que quizá nos estamos dejando llevar por la bronca con el jefe o un compañero, enterarse de no haber ascendido… etc

 Un nuevo puesto no suele aparecer de la noche a la mañana así que plantéate lo siguiente: ¿Cómo te sentirías si tuvieras que estar los próximos tres meses sin trabajar? ¿Acabarías aceptando algo peor por desesperación? Tal vez así descubras que mantener tu puesto, aunque sea temporalmente, mientras te preparas para encontrar otro, no es tan terrible.

El síndrome de Burnout

Estás agotada física y mentalmente, sufres mucho estrés, te cuesta concentrarte, apenas rindes, te puede la desmotivación…

Este síndrome comienza cuando la gente pierde el interés en su trabajo y cada mañana le resulta difícil incluso levantarse.

Te recomiendo en estos casos que: regules tus hábitos, planifiques objetivos sin ponerte grandes metas, dedícate tiempo a ti y a los tuyos, si la cosa no mejora consulta con un profesional.

No pienses que solo puedes trabajar «de lo tuyo»

Aunque acumular experiencia laboral suele verse como algo positivo, lo cierto es que hacerlo en un mismo puesto de trabajo puede llevarnos a sentir que estamos encasilladas.

La pregunta es sencilla: ¿estás donde realmente quieres estar?

Sea la situación que sea, no tengas miedo a reinventarte. Nunca es tarde para seguir formándose (cursos, talleres, manuales que te permitan ampliar tus conocimientos…) ni para tomar las riendas de la situación pidiendo ayuda a un coach de carrera que te ayude a orientarte mejor y a trazar una hoja de ruta para que puedas conseguir lo que tanto deseas.

En definitiva, no te conviertas en tu mayor obstáculo.

Espero que este post te sea de utilidad y recuerda,

Crea tu buena suerte con confianza, coraje y constancia. Y haz que suceda.

Si necesitas más ayuda, puedes escribirme a hola@talentjuice.net

Un abrazo,

Marta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar