Alerta: 11 señales de que estás en un trabajo tóxico

Dedicamos largas jornadas al trabajo.

Compartimos mucho espacio y tiempo con nuestros compañeros.

Basamos parte de nuestro bienestar en cómo estamos en nuestro puesto de trabajo.

Aunque nos pagan por ello y, por tanto, tenemos ciertas obligaciones, ¿no debería de ser una fuente de felicidad y satisfacción?

¿Por qué no?

Aunque a veces el estar mal en nuestro puesto de trabajo es responsabilidad nuestra, hay otras en las que vemos cómo nuestra energía se agota debido a que el trabajo en el que estamos es TÓXICO.

Un entorno de trabajo tóxico es aquel en el que colaboradores les resulta difícil trabajar o progresar en sus carreras debido a la atmósfera negativa que crean los compañeros de trabajo, los jefes o la propia cultura de la empresa.

¿Cómo podemos saber si estamos ante un ambiente de trabajo tóxico? 

Estas son algunas señales que evidencian que estás ante un trabajo tóxico:

  • No te sientes integrada en la empresa: Si no te sientes parte de la empresa y rechazas los valores, políticas o funcionamiento de la misma, pensando incluso en abandonarla, es un indicio de que estás ante un trabajo tóxico.
  • El trabajo absorbe tu vida personal: Un exceso de compromiso laboral tampoco representa una situación saludable. Si tu trabajo te está acaparando todo el tiempo eliminando tu vida personal, estás también ante un caso de toxicidad en el trabajo.
  • No tienes claro cuál es tu rol en el trabajo: Sentirte desconcertada sobre cuáles son tus funciones dentro de la empresa es otra señal de que tienes un trabajo tóxico.
  • La organización de tu empresa es un caos: Obviamente, cualquier empresa puede mejorar sus procesos y métodos, pero si la opinión generalizada es que el funcionamiento de tu compañía es caótico, es posible que también estés ante un trabajo tóxico. Considerar las reuniones como una pérdida de tiempo, que los proyectos no llegan a buen puerto o que la metodología es  ineficaz son algunos reflejos de esta circunstancia.
  • Los valores de la empresa alteran los pensamientos de los colaboradores: Si percibes que los valores y principios de tus compañeros empiezan a cambiar, influenciados por las prácticas que se llevan a cabo en tu empresa, debes plantearte si estás ante un trabajo tóxico.
  • Los colaboradores están desmotivados: Otro de los elementos que mejor evidencian que estamos ante trabajos tóxicos viene expuesto por el hecho de que los trabajadores se sienten completamente desmotivados con lo que hacen y creen que acudir a su puesto cada día supone un suplicio.
  • 0 fluidez en la comunicación por parte de la empresa: La fluidez de la comunicación dentro de tu empresa es imprescindible para generar un buen ambiente laboral y potenciar el desempeño. Sin embargo, cuando tu empresa no hace uso de esta comunicación se propicia la aparición de estrés e insatisfacción entre los empleados.
  • No hay conexión entre jefe y colaborador:  El 45,2% de los profesionales abandonan sus puestos de trabajos por motivos relacionados con su jefe directo. No te digo más.
  • Malas relaciones con los compañeros de trabajo: Como evidencia la investigación State Of The American Workplace, llevada a cabo por Gallup, tener amigos en la oficina aumenta la satisfacción laboral en un 50%, pero cuando las relaciones no son positivas, estos datos se invierten, provocando una caída de la felicidad y el desempeño, aumentando los conflictos internos y los índices de estrés de la plantilla.
  • Casos de mobbing: Cuando estas relaciones personales desembocan en casos de mobbing, es decir, acoso psicológico dentro de la empresa (ya sea a nivel horizontal o vertical), estamos ante un claro ejemplo de trabajo tóxico. Si es tu caso, en la medida de lo posible, sal corriendo de ahí.
  • Condiciones laborales deplorables: El exceso de trabajo, los salarios extremadamente bajos, la precariedad en los contratos, etc. son también elementos que conforman los trabajos tóxicos. Es posible que tú o algún compañero hayáis aceptado estas condiciones debido a tu situación personal, pero estas circunstancias generan una sensación de presión, estrés y desmotivación que conlleva síntomas perjudiciales para cualquier profesional a nivel personal y laboral. ¡Ten cuidado!

La satisfacción personal va más allá de nuestra vida privada y debe extenderse al ámbito del trabajo. 

Nuestra empresa tiene la responsabilidad de hacer que nos sintamos bien allí y que podamos desarrollarnos como personas y trabajadores. 

Sin embargo, esto no siempre es posible, apareciendo indicadores de que tenemos que empezar a buscar otro sitio en el que sí estemos felices.

Si necesitas ayuda escríbeme a hola@talentjuice.net y hablamos.

Gracias por estar ahí y recuerda…

Crea tu buena suerte con confianza, coraje y constancia. Y haz que suceda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar