Ambiente tóxico en el trabajo: cómo protegerse

Está demostrado que la toxicidad en el entorno de trabajo es uno de los principales factores que aumenta la rotación de personal de una empresa.

Si cuando llegamos al trabajo notamos que existe un ambiente apagado, suele haber enfados entre nuestros compañeros y nos damos cuenta de que nuestra motivación y rendimiento han bajado, es fundamental que nos pongamos manos a la obra en tratar de identificar las causas y reflexionar respecto a qué podemos hacer para mejorar nuestro clima de trabajo.

Si somos capaces de identificar estos comportamientos tóxicos, antes de buscar otro trabajo, podremos gestionarlos para intentar transformar las dificultades en desafíos.

Si ya estás metida de lleno en un ambiente tóxico en tu empresa y notas que te está afectando emocional y laboralmente, es el momento de parar y comenzar a fortalecer nuestra confianza e inteligencia emocional. 

Para ello, te doy algunas claves:

Sé consciente en todo momento de como te sientes: Te aconsejo que pongas el foco en lo que está pasando más que en la persona que lo provocó. Esto te ayudará a mantener una comunicación asertiva.

Si ves que no eres capaz de resolverlo, por favor párate a pensar si realmente compensa o cuánto tiempo más podrás aguantar esa toxicidad.

Analízate a ti misma: Va unido al punto anterior. Y es que estar dentro de un entorno laboral negativo influye en todos nosotros. En ocasiones, antes de darnos cuenta, estamos actuando del mismo modo que criticamos y que nos afecta. Lo primero para escapar de un entorno laboral tóxico es saber si perteneces a él.

Blíndate contra el chismorreo: Intenta huir, siempre que puedas de conversaciones tóxicas entre compañeros y trata de no participar en ellas. En especial si se dan situaciones de ofensa personal.

Es decir, esto no va solo de no participar en ellos, sino de tampoco escucharlos ni mucho menos propagarlos. Una cosa es que atiendas a los problemas de tus compañeros de trabajo y otra que prestes atención a habladurías y las propagues, no te ayudará.

Concéntrate en ti: Trata de no reducir tu vida a tu trabajo. Ten aficiones que te llenen, haz deporte o cualquier actividad que te despeje las ideas. Para que puedas abordar este cambio puede serte de ayuda escribir una lista con las novedades que quieres introducir en tu vida. Pueden ser cosas tan sencillas como comer fuera de la empresa o dar un paseo durante tu descanso.

Acepta tus límites: No te quemes intentando cambiar lo que no va a cambiar, tratando de hacerte escuchar por personas que no están dispuestas a hacerlo o intentando influir en procesos en los que no tienes ningún margen de maniobra o sobre los cuales te falta gran cantidad de información. No desperdicies esa energía, actúa sobre lo que puedes cambiar y suelta lo que no puedes controlar.

Intenta mantener una actitud positiva: Lo sé, a veces esto es muy complicado de conseguir, pero intenta preguntarte, qué puedes aprender de la situación, qué estrategias puedes proponer para mejorarlo y cómo lo puedes utilizar para tu desarrollo personal y profesional.

Sé fiel a tu propósito y a tus valores: Tener claro nuestro propósito de vida y valores es una de las mayores fuentes de motivación. Si estás en un ambiente de trabajo tóxico, piensa cómo a través de tus acciones puedes honrar tu propósito y ser coherente con tus valores. 

Y si definitivamente permanecer en ese lugar de trabajo va en contra de tus valores y propósito, lo mejor es que prepares un plan de huida y pienses en un plan de acción para encontrar un trabajo mejor, o emprender un proyecto, donde puedas ser fiel a ti misma. 

La vida es corta y se pasa muy rápido como para desperdiciarla en un lugar en el que no eres feliz.

​​Recuerda,

Crea tu buena suerte con confianza, coraje y constancia. Y haz que suceda.

Un abrazo y gracias por acompañarme semana a semana.

Marta Zúñiga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar