Aprende a gestionar tus debilidades en una entrevista de trabajo

“¿Cuál es tu mayor debilidad?”

Es una pregunta que los entrevistadores aman y los candidatos odian y es normal.

La realidad es que preguntar por las debilidades de un candidato es algo común en las entrevistas de trabajo. Es una forma que tienen los reclutadores de hacerse una idea más próxima de cómo eres y de cómo encajarías en la empresa.

Y claro, tu duda será: ¿cómo contestar «correctamente» a la pregunta que te cuestiona sobre tus debilidades en una entrevista?

La mejor manera de responder a estas preguntas es explicando una debilidad real, pero aportando una solución de cómo has podido superarla o la estás mejorando.

La clave está en que identifiques tus debilidades que aún comunican fortalezas. Esto le mostrará al entrevistador que eres lo suficientemente introspectivo como para conocer tus áreas de oportunidad.

Por eso hoy voy a darte 5 ejemplos de buenas cosas que decir a tu entrevistador.

  • Me centro demasiado en los detalles

A simple vista pensarás que esto es algo positivo que te gusta hacer un trabajo cuidado, pero aunque no lo creas esto también tiene un aspecto negativo: podría asumirse que eres demasiado obsesiva o que esto puede ralentizar el ritmo de trabajo.

Para que esta debilidad fuese vista por tu entrevistador como algo positivo podrías decirle: 

Mi mayor debilidad es que a veces me centro demasiado en los detalles de un proyecto y soy muy minuciosa. Pero me estoy esforzando por mejorar en esta área al controlarme en este aspecto y darme la oportunidad de volver a enfocarme en la perspectiva general. De esa manera, puedo garantizar la calidad sin quedar tan atrapada en los detalles que afecte mi productividad o la capacidad del equipo para cumplir con el plazo.

  • Me cuesta mucho dejar un proyecto

Cuidado con esto, puede hacer que tu entrevistador ​​crea que eres poco amiga de cumplir los plazos.

Hazle ver lo siguiente: Mi mayor debilidad es que a veces me cuesta mucho dejar un proyecto. Soy la mayor crítica de mi propio trabajo. Siempre puedo encontrar algo que necesite ser mejorado o cambiado. Para ayudarme a mejorar en esta área, me doy plazos para las revisiones. Esto ayuda a garantizar que no realice cambios en el último minuto.

  • Tengo problemas para decir no

Si eres la típica que no sabe decir que no a un nuevo proyecto, a una nueva tarea o a una súplica de ayuda de un compañero, esta actitud puede llevarte a terminar muy pero que muy sobrepasada.

Si este es tu caso prueba a decir: Mi mayor debilidad es que a veces tengo problemas para decir ‘no’ a los temas que me proponen y termino asumiendo más de lo que puedo gestionar. En el pasado, esto me ha llevado a sentirme estresada o agotada. Para ayudarme a mejorar en esta área, utilizo una aplicación de gestión de proyectos para poder visualizar cuánto trabajo tengo en un momento dado y saber si tengo o no el tiempo suficiente para asumir más.

  • Me impaciento cuando los proyectos se alargan más de la fecha límite

Si es esto lo que te pasa seguro que te genera mucha frustración. Por eso prueba a darle la vuelta y decir esto: 

Mi mayor debilidad es que me impaciento cuando los proyectos pasan del plazo límite. Soy muy estricta con las fechas de vencimiento y me incomoda cuando el trabajo no se completa a tiempo. Para evitar esto, comencé a ser más proactiva y a prestar atención a cómo estoy reaccionando para asegurarme de ser alguien que motiva y ayuda a fomentar la eficiencia en el equipo.

  • A veces me falta confianza

Aquí viene la madre del cordero, es una debilidad muy común en el entorno laboral.

Si esta es la tuya, enfatiza en tu discurso por qué valoras la confianza y las formas en que estás trabajando para vencer este miedo.

Puedes decir: En el pasado, a veces he tenido problemas con la confianza. Ha sido útil para mí mantener un informe actualizado del impacto que he tenido en mi equipo y en mi organización para comprender mejor por qué debo tener confianza en las habilidades y los talentos únicos que aporto.

Y la lista podría seguir y seguir, pero he querido hablar de las 5 debilidades más frecuentes que he visto en trabajadores cuando imparto cursos en empresas e incluso en las alumnas que han hecho mis programas. 

En definitiva sea cual sea tu debilidad, para lograr presentarla como una fortaleza, solo debes enfocar tu discurso hacia las soluciones que pueden reducir esta falta.

Dime ¿tienes alguna debilidad que no haya nombrado? ¿Cómo hablas de ella en una entrevista de trabajo? ¿Sabes darle la vuelta a la tortilla y presentarla como una fortaleza?

Gracias por estar ahí y recuerda…

Crea tu buena suerte con confianza, coraje y constancia. Y haz que suceda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar