Cómo reinventarte a los cuarenta y something.

¿Qué tal las vacaciones María?

 

¡¡¡Maravillosassss!!!

 

¿Y la vuelta al trabajo?

 

Mmmm…deprimente. Un horror.

 

¿Pero por qué no te replanteas un cambio? Llevas los últimos dos o tres años igual. Cuanto más tardes peor.  ¿No?

 

Ya sabes, si fuera más joven, o no tuviera hijos o si supiera que el cambio va a ser para mejor…pues me lanzaría, pero como no tengo ni idea…tengo que aguantar el tirón. Así es la vida. Es lo que toca.

 

Vaya excusas.

 

Ya sabes que yo soy rumiadora profesional y hasta que tomo una decisión me lleva tiempo.

 

Si, ya lo sé María, pero la receta para los rumiadores es la acción. Haz y deja de pensar. Y así tu mundo empezará a moverse y pasarán cosas nuevas.   

 

Reinventarse es una habilidad más que podemos aprender.

 

Si tienes esta aptitud para navegar en el mar revuelto del cambio, ya tienes mucho ganado. Si no que se lo pregunten a Madonna, que es una experta en el tema.

 

Yo me reinventé a los 40, cambié de sector, de profesión, tuve una hija, me casé y me mudé a otro país. Lo que hice fue un máster en reinvención en toda regla.

 

En las charlas que doy sobre cambio o en los cursos que facilito en las empresas es un tema que siempre sale. Quiero cambiar, pero no me atrevo. Si no tuviera hijos, si fuera más joven, si supiera que me va a ir bien si cambio…suele haber muchas frases de este tipo.

 

No me interpretes mal, yo también las decía y las entiendo perfectamente. Pero claro, si realmente estás amargada y los domingos por la tarde ya tienes una bola en el estómago, deberías valorar un cambio. ¿No te parece?

 

Contesta a las siguientes preguntas,

 

¿Del 1 al 10 como de descontenta estás con tu trabajo?

 

¿Cuánto tiempo llevas así?

 

¿Si escribieras la carta a los Reyes Magos que les pedirías a nivel profesional?

 

¿Qué está en riesgo, si haces algo?

 

¿Qué puede pasar si no haces nada?

 

¿Qué decisión tomarías si supieras seguro que iba a salir bien?

 

Piensas, si, si…qué fácil es decirlo y que difícil hacerlo. Pues si…puedes tener esa perspectiva o puedes tomarlo como un reto, como algo emocionante, como una aventura. Lo puedes hacer desde el miedo o desde el crecimiento, el aprendizaje y las ganas de hacer otras cosas y de cambiar de vida.

 

¿Qué habilidades necesitas aprender durante el proceso de reinvención?

 

  1. A navegar en la incertidumbre – El otro día mientras preparaba mi charla de “Domingo de dolores a Por fin es lunes” conocí a la actriz Luisa Martín. Hablamos de cambio y de cómo los actores se acostumbran a vivir y manejar la incertidumbre. Me decía, no tienes más remedio, no sabes cuándo va a ser el próximo trabajo y tienes que saber vivir en ese contexto. En el mundo en que vivimos y como está el mercado, ser capaz de gestionar la incertidumbre es un plus, no hay duda.

 

  1. Gestionar a tu saboteador– tu pepito grillo – En mi blog he hablado varias veces sobre él. Es esa voz, que te come la oreja y te dice. No cambies, va a ser peor. Lo que tienes está bien, muchos quisieran tener el trabajo que tú tienes. No sabes hacer nada más. Lo de estar estresada y con poco tiempo es lo que hay, le pasa a todo el mundo.

 

  1. Ser una experta en ti misma– Saber que te mueve, que te motiva, en que eres buena, cuáles son tus miedos, tus creencias, las que te motivan y las que te potencian. Como te relacionas, que impacto tienes, que te hace feliz y que estilo de vida te gustaría tener.

 

  1. Autoconfianza– Creer que puedes, que vales, que eres capaz, quererte, creer en ti más que nadie.

 

  1. Resiliencia– Ser capaz de levantarte y de reaccionar rápido ante un disgusto, fracaso o decepción. Porque, siento decírtelo, pero te sucederá. Te irá bien y mal. Las dos cosas. Y el tener esa capacidad de recuperación y no quedarte en el victimismo es clave para continuar y conseguir lo que deseas.

 

Espero que este post te inspire y si realmente estás con ganas de cambio, no esperes más y hazlo. Hoy es un gran día para tomar la decisión.

 

¡Te deseo que tengas un buen lunes y una gran semana!

 

Un abrazo fuerte,

 

Y recuerda,

 

Crea tu buena suerte con confianza, coraje y constancia. Y haz que suceda.

 

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar