Cómo saber si estás siendo infravalorada en tu trabajo y qué hacer para solucionarlo

El otro día me escribía llamémosla “María” por guardar su privacidad y me decía:

Hola, Marta.

Te escribo por ver si me puedes ayudar.

Estoy en el departamento de ingeniería de una importante multinacional de automoción. Todo bien, buen salario, buenas condiciones, buenos jefes.

Mi problema es más de índole psicológico/emocional que otra cosa, te explico:

Soy la única no-ingeniera (técnico superior) de mi departamento.

Oficialmente soy jefa de taller (aunque jefa, sólo de las paredes, que trabajo sóla allí).

El problema es que tengo el sentimiento de que me infravaloran…que me tienen allí como la “chica del taller».

Tengo conocimientos técnicos e inteligencia suficiente para hacer ciertas tareas «complejas», como programación de autómatas, robots, cámaras de visión artificial…pero eso se lo encargan a «ingenieros».

A mí me tienen de momento como ayudante, para hacer inventario, recibir pedidos, y hacer pruebas con los programas que me da algún que otro ingeniero. Esto empieza a mosquearme bastante y poco a poco empiezo a sentirme infravalorada y no-respetada (tanto por mis jefes como por mis compañeros).

¿Que harías en mi lugar?

¿Aguantar porque lo más importante es el sueldo, callarme e intentar demostrar mi valía de forma indirecta, o hablar con mi jefe directo para que poco a poco me de tareas más «intelectuales»?

Tampoco pretendo pilotar proyectos, pero no hace falta ser ingeniero para diseñar programas, hacer esquemas, etc….

Me estoy planteando hasta cambiar de trabajo.

Un cordial saludo.

Dicen que pasamos un tercio de nuestras vidas en el trabajo, más un menos un 35% del total.

Por tanto, cabe cuanto menos esperar que nuestros trabajos sean satisfactorios, al menos desde el punto de vista profesional.

Tampoco es necesario que tu jefe se pase el día entero alabando tu trabajo y llenándote de cumplidos. Esto sería cuánto menos raro. Tampoco significa que puedas hacer lo mínimo y seas reconocido, tenemos que ganarnos nuestro sueldo. Pero claro, es importante recibir el mérito que merecemos en ocasiones.

Puede que estés siendo excluida de según qué oportunidades laborales. A lo mejor crees que no estás teniendo tu lugar en algún proyecto para el que crees que tienes las habilidades. A lo mejor estás equivocada y realmente no tienes esas habilidades, pero si has puesto una gran cantidad de esfuerzo en ello y estás segura.

Pues déjame decirte que estás siendo INFRAVALORADA.

Seguro que ahora que me estás leyendo te preguntes ¿Cómo puedo resaltar mis logros sin alardear sobre mi trabajo? ¿Con quién debería hablar si me siento menospreciada? Y si la situación no cambia, ¿cuánto tiempo deberías quedarme?

Pues ya te adelanto que hay muchas maneras de asegurarse de que las personas comprendan y vean lo que haces, la clave es encontrar formas diplomáticas de mostrar tu trabajo.

Vamos con ellas:

Sé realista

Cuando no te sientas apreciada, hazte a ti misma una “prueba de fuego personal” sobre tus logros recientes. Pregúntate: “¿Fue mi trabajo extraordinario? ¿Estaba por encima de lo que suelen hacer mis compañeros?” Y, lo que es más importante, “si tuviera que pedir reconocimiento por ello, ¿sonaría como una idiota?” Si no estás segura, busca una segunda opinión de un “colega más experimentado” o un compañero al que respetas profundamente y que te den feedback.

Habla con tu jefe

No entres diciendo: ¡Quiero más reconocimiento, me siento infravalorada!

Prueba a decir: Me gustaría hablar sobre los últimos meses y tener una idea de dónde están mis puntos fuertes y dónde podría aprender

Ve preparada con ejemplos específicos, elabora una lista de tus logros recientes en la empresa y enséñaselo a tu jefe, así le refrescas la memoria.

Aumenta la visibilidad de tu equipo

Si eres de las que gestiona un equipo ¡ojo! Tienes que buscar formas de explicar a los demás lo que hace el grupo y porqué es valioso.

Asegúrate de difundir, no acumular, reconocimiento cuando sea debido. No tengas miedo de promocionar tu propio liderazgo.

Valórate a ti misma

Está fenomenal que recibamos elogios y felicitaciones por nuestro buen trabajo o que nos encomienden tareas porque confían en nosotras, pero por favor es un error que toda tu motivación provenga de terceras personas.

Este es un ejercicio útil para recordar tanto en qué eres buena y por qué haces lo que haces: Escríbete en un cuaderno a modo “Diario de logos” al final de la semana sobre lo que salió bien durante tu semana en tu trabajo, parece un ejercicio absurdo, pero te aseguro que no lo es. Muchas veces no somos conscientes de todo lo que hacemos y de todos los logros que conseguimos.

Si la situación no cambia y realmente crees que mereces algo más, quizás sea el momento de replantearte si debieras buscar otro puesto en el que seas más valorado.

Si necesitas ayuda, contacta conmigo en hola@talentjuice.net y tenemos una sesión gratuita de 30 minutos donde te ayudaré a que tengas claridad sobre tu siguiente paso profesional.

Un fuerte abrazo,

Marta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar