Liderar es conversar.

Londres, 2007.  Ahí fue donde empezó todo. Un curso, una visita inesperada, un algo más que hizo que ella viniera.

Es bonita, graciosa, lista y negocia de maravilla. Y esta semana ha cumplido años. Primera vez que tiene dos dígitos.  Ha habido regalos, sorpresas y magia de la buena. Esa que te dice que Nada es imposible.

Y sí, volvemos a Londres, donde todo empezó. Pero ahora ya con ella. Y veremos a Harry y a Matilda y el reloj de Peter Pan y los tejados de Mary Poppins y la Tate y muchas cosas más.

Con ella, Londres será más bonito.

Y con ella he aprendido a conversar. La maternidad y el liderazgo van de la mano. A fin de cuentas,

Se me ha hecho tarde, no te lo voy a negar. Es miércoles, no martes. Lo sé. Mis disculpas.

Ayer impartimos un curso de Conversaciones de desarrollo. Y el lunes también, y el miércoles pasado igual y el lunes que viene, vamos a Barcelona y el martes en Madrid, de nuevo.

El 80% de los problemas que tenemos en las empresas se solucionan con una conversación. Ya sea de desarrollo, de feedback, para gestionar un conflicto o para dar reconocimiento. En las organizaciones, se corre mucho, se habla poco y se escucha lo mínimo.

Si se va implantando, con constancia, una cultura de conversaciones, de dar un buen feedback para que la persona crezca y se desarrolle, los conflictos en los equipos, serían menores. Seguro.

Pero lo hacemos una vez al año y claro, no es suficiente. Y la gente está quemada y frustrada y desmotivada y no sé cuántas cosas más. Solo porque no hablamos y no lo hacemos porque no tenemos tiempo. Porque tenemos que correr, para llegar a todo. Y se nos olvida que a veces, es más importante sentarte y hablar que trotar sin parar.

Mi reflexión de hoy es para que hables más con tu gente. Dale reconocimiento. Escucha lo que le motiva y le frustra. Los sueños, las ilusiones y los miedos. Tu eres su jefe. Tu labor más importante es sacar todo su potencial para que brillen. Y para conseguirlo, necesitas conversar, de verdad, con profundidad, transparencia y con cierta frecuencia.

Dedícale un momento,  ¿Qué conversación tienes pendiente? ¿Y con quién?

Y recuerda,

Crea tu buena suerte con confianza, coraje y constancia. Y haz que suceda.

Un abrazo,

Marta

 

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar