Los 3 aprendizajes que el Fucking 2.0.2.0. me ha dejado

Ya en Madrid, después de pasar unos días en familia. No con todos. Pero eso es lo que hay este año. Prudencia y paciencia.

Suena de fondo el nuevo disco de Paul McCartney, ese disco espectacular, que ha grabado durante su confinamiento.

Annie duerme a mi lado mientras escribo este post. Está anocheciendo y tengo que enviarlo “the sooner the better”. Mi equipo me lo está pidiendo para publicarlo esta semana.

La pregunta que pretendo responder es, ¿qué he aprendido yo este año?

Y no es una pregunta fácil, requiere reflexión y profundidad. Y volver atrás.

Piensa conmigo, ¿qué has aprendido tú este año?

Creo que en un post te lo contaba, el 2019, fue uno de mis mejores años. Mi empresa iba como un cohete y mi vida personal estaba como yo quería. El año lo marcó un reto que me marqué a mi misma. Haz todo lo que te de miedo hacer. Conferencias, comités de dirección, lanzar un producto online, etc

Y fue justo eso lo que me ayudó a tener un gran año. Crecí como profesional, creció mi empresa, gané confianza y determinación.

El 2020 lo planteé de la misma manera. Mi agenda estaba llena de formaciones y workshops con empresas. Coachings ejecutivos y de carrera. Todo iba viento en popa a toda vela. Y vino el bicho. Y todo se paró. Las empresas estaban desconcertadas, bloqueadas, los profesionales nerviosos, preocupados. Y en ese contexto, había que reaccionar rápido.

Mi primer aprendizaje ha sido que este año me he convertido en más empresaria que nunca. He tomado decisiones rápidas, he re-diseñado la estrategia de mi empresa, he lanzado nuevos productos online, me he preparado para un contexto económico complicado y sobre todo digital.

¿Quieres saber qué me ha ayudado? Te cuento,

  • No entrar en pánico o no durante mucho tiempo.

Claro que tuve momentos de crisis y de miedo. Pero no me permití quedarme en ese espacio mucho tiempo. El pánico paraliza y yo necesitaba pasar a la acción.

  • Buscar soluciones para capitalizarme en caso de catástrofe. Tenía y tengo, plan b y plan c. Y eso me da tranquilidad para continuar.
  • Escuchar a mis clientes y saber como estaban y como yo les podía ayudar. Creé una serie de webinars, gratuitos, para clientes, para las familias en casa, para trabajar en casa mejor, para conciliar. Fueron unos meses de mucho trabajo y poco income, no te lo voy a negar. Pero era importante estar presente, no desaparecer y acompañarlos.
  • Y crear. Diseñar nuevos formatos y productos que realmente ayudaran a mis clientes a “remar” en un contexto complejo. Cree la talent juice unschool, donde están todos mis cursos online.

Mi segundo aprendizaje ha sido que cuando pasa algo que te “saca de tu juego”, que paraliza todo, lo que a mí me ayudó fue volver a mi esencia, a lo que hago bien.

Te cuento un secreto. Un día de julio, yo estaba en Pamplona, llevaba unos días preocupada y asustada. Y si lo pierdo todo y si esto dura mucho y no remonto…y el mundo del Y si …es traicionero y entré en pánico.

Por la noche, entré en Instagram y apareció un video mío, que justo mi equipo había publicado.

Y esto juro que es verdad.

El video se publicó el 31 de julio y fue la clave de mi remontada. ¡Fui gurú de mi misma!:-)

Y decidí ver el video entero. El mensaje era cuando crees que puedes perderlo todo, lo único que no pierdes es tu talento natural, lo que se te da bien. Y esa fue mi palanca.

Mi tercer aprendizaje ha sido que es necesario cambiar de mentalidad, más rápidamente,  con respecto al mundo online. Si no la cambias pierdes oportunidades que son claves y pones en riesgo tu negocio.

Llevo formándome en el mundo online 4 años. Escribiendo todas las semanas a través de mi blog, con estrategia en redes sociales, preparándome, aprendiendo para lanzar mis productos online y así tener una empresa híbrida. Offline y online. Pero pese a todo el conocimiento no terminaba de cambiar mi mentalidad.

Si lanzo mis productos tienen que estar perfectos, testados, con calidad, etc. Eso requiere tiempo e inversión. Eso es lo que yo creía y mis mentores del mundo online me decían que no era necesario hacerlo de esa manera.

Su recomendación era, lánzalos y lo vas creando y mejorando con un grupo pequeño. Un beta.

Con la pandemia, creé todo mi proyecto online en un mes.

Mi conclusión fue que había perdido un año entero porque no entendí la importancia de ese cambio de mentalidad con respecto a este ecosistema online. Aprendido queda.

Cuéntame que aprendizajes has tenido tú.

Te mando un cariñoso abrazo y que se cumpla eso de … lo mejor está por venir. Pero también te recomiendo una cosa.

Espera lo mejor y prepárate para lo peor.

Nos vemos la semana que viene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si sigues utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar